domingo, 9 de febrero de 2014

El pésimo servicio post-venta de Worten Online

Hace dos semanas compré una cámara digital a través de la web de Worten. A continuación os cuento qué tal fue aquella compra:

Una vez realizado el pedido, aparentemente puede realizarse un seguimiento online del mismo en la sección “Mis pedidos”. Y digo aparentemente porque el estado jamás llegó a ser otro distinto de “Procesando”. Con esto quiero decir que, al día siguiente de haber realizado el pedido el mensajero vino a entregar el paquete a casa y, como es habitual, no había nadie y no pudo ser entregado. Me molestó bastente que el estado del pedido no hubiera cambiado a “Enviado” o que, de alguna forma, Worten no me avisara de que el pedido estaba de camino para estar pendiente y procurar que hubiese alguien en casa.

A recoger el paquete la caja de la cámara estaba totalmente machacada por las esquinas. ¿Por qué? Porque los señores de Worten parece que han olvidado qué es el papel de burbujas, las cajas rígidas para envíos o cualquier otro método con el que asegurar que un pedido llegue en condiciones al cliente. Eso sí, a la hora de realizar devoluciones ellos sí que te exigen que envíes el producto bien protegido porque si no no lo admiten.

Como la cámara iba a ser un regalo, me negaba a entregarla con la caja en ese estado, por lo que decidí devolverla. A pesar de estar en el siglo XXI, no existe forma de gestionar la devolución a través de la página web, es decir, que me tocó llamar a su 902.

Después de diez días, nadie ha venido a por el paquete. He enviado un email diario (literalmente), pidiendo que me den una fecha de recogida o que me faciliten la dirección de entrega para que yo mismo lo envíe. Todo para nada: Según ellos, es Worten quien debe gestionar la recogida y no hay vuelta de hoja.

Cansado del lento y poco profesional servicio post-venta, les acabé enviado en e-mail para dejarles claro que no iba a estar esperando eternamente y que podían cancelar la recogida. Pero siguieron ignorándome y, sin previo aviso, un buen día llegó el mensajero a por el paquete. ¡A buenas horas! (con dos semanas de retraso). Le dije que lo sentía, pero que ya había dado órdenes hacía días para que no se efectuase la recogida.

Conclusión: acostumbrado al eficiente sistema de devoluciones de Amazon, jamás pensé que una empresa como Worten pudiese hacerlo tan mal y dar un servicio tan penoso. Si quieres evitarte problemas, no compres en Worten on-line.

1 comentario:

  1. Online y en físico. De verdad que no lo entiendo, pero podría ser política de empresa.

    ResponderEliminar