lunes, 5 de septiembre de 2016

Especial teclados mecánicos. Qué deberías saber antes de comprar uno

A finales de los 90 aprendí a programar con un teclado mecánico; el Model M de IBM. Con el paso del tiempo los teclados de membrana, muchísimo más económicos, fueron reemplazando a los mecánicos hasta hacer desaparecer prácticamente del mercado a estos últimos.

Han pasado casi 20 años desde entonces, sin embargo, parece que los viejos teclados mecánicos están de moda otra vez. Sorprendentemente, el 99% de los teclados mecánicos que se venden tienen ya poco que ver con la calidad de aquel mítico Model M. Este último utilizaba la tecnología Buckling Spring patentada por IBM en 1971 pero, por desgracia, los teclados mecánicos actuales hacen uso de otro tipo de interruptores (o switches) fabricados normalmente por la compañía alemana Cherry.

A continuación, hablaré un poco de cada tipo de switch y analizaré brevemente mi experiencia real con algunos teclados:

1) Cherry Mx-Blue
Año de lanzamiento en el mercado: 2007

Diseñados para escribir rápida y cómodamente. Fuerza necesaria para activar una tecla: media. Estos interruptores tienen feedback, es decir, sientes cuando una tecla se activa gracias a un “clic” táctil y sonoro.

Durante un mes pude probar el Razer BlackWidow Ultimate 2014 (Made in China) con interruptores Green Razer, que no dejan de ser una variación de los Cherry MX-Blue (con un recorrido algo pero el mismo tacto y mayor duración). Es un teclado pesado y bien construido, con una iluminación verde muy cool y teclas de macro (es decir, que ejecutan una secuencia de teclas automáticamente al pulsarlas). 

Personalmente no recomendaría los interruptores MX-Blue (ni Green Razer) por la sencilla razón de que el sonido al escribir (“clic”, “clic”, “clic”…) es demasiado agudo. Nada que ver con el genuino “clac, clac” mecánico del Model M de IBM. 

2) Cherry Mx-Brown
Año de lanzamiento en el mercado: 1994

Diseñados tanto para escribir como para jugar. Fuerza necesaria para activar una tecla: media. Al igual que ocurre con los interruptores Mx-Blue, existe un feedback táctil, aunque no sonoro, mediante el cual sabemos que la tecla, efectivamente, se ha pulsado. No obstante, la sensación táctil de una tecla Mx-Brown es muchísimo más pobre que la de un Mx-Blue. Para que os hagáis una idea; al pulsar una tecla Mx-Blue, esta se desliza suavemente hacia abajo hasta que se activa el clic sonoro por medio de un segundo mecanismo en el interruptor. Las teclas MX-Brown, sin embargo, no tienen un mecanismo de activación doble, por lo que el feedback lo proporciona el roce de un resorte de plástico que sobresale en el interior del interruptor. A mí, personalmente, me parece un sistema muy cutre para el precio que hay que pagar.

El teclado con switches Mx-Brown que he probado es el Corsair Gaming K70 RGB (Fabricado en China). Es un teclado bien construido pero tampoco se sale. Por ahí leerás que su fabricación en aluminio es increíble y que está por encima de otras marcas. Pues bien; yo no estoy de acuerdo. Su construcción es buena, pero no para justificar su elevado precio. Además, para ser un teclado gaming no lleva teclas de macro y el software para configurar los leds es muy confuso. Y hablando de leds… un problema muy habitual ya no solo de este teclado, sino también de muchos teclados gaming, es que los leds se van fundiendo mágicamente. ¿Cómo es esto posible si la vida útil de un LED son 50.000 horas? Porque detrás de todo un mundo de marketing que intenta venderte los teclados mecánicos como el no va más, con diseños futurísticos que integran los aclamados interruptores Cherry alemanes, la realidad es que la mayoría de estos teclados son Made in China y se fabrican con unos estándares de calidad discutibles. Esto debe quedar claro: ni los interruptores Cherry son tan buenos “porque son alemanes” ni la construcción de los teclados mecánicos es la que nos intentan colar a esos precios tan desorbitados.

3) Cherry Mx-Red
Año de lanzamiento en el mercado: 2008

Diseñados teóricamente para  jugar, y digo "teóricamente" porque para escribir son una gozada. Fuerza necesaria para activar una tecla: muy baja. Al pulsar las teclas no existe ningún tipo de feedback; ni táctil, ni sonoro. Al principio no se aprecia mucha diferencia con los teclados de membrana. Te preguntarás, ¿merece la pena haber invertido en Mx-Red? Incluso al principio cometerás errores al escribir debido a la velocidad y suavidad en las pulsaciones, pero uno pronto se acostumbra. Tras pasar varios meses con un Mx-Red para redactar textos, mis impresiones no podrían ser más positivas.

El teclado Corsair Gaming STRAFE es sencillamente el ganador. Su construcción, tacto y personalización de los leds me han cautivado, de hecho, ha sido el elegido de entre  tantos y con el que estoy escribiendo ahora mismo este artículo


4) Cherry Mx-Black
Año de lanzamiento en el mercado: 1984

Diseñados para escribir. Fuerza necesaria para activar una tecla: alta /muy alta. Muy similares a los Mx-Red, en el sentido que no hay feedback táctil ni sonoro al pulsar una tecla. La gran diferencia con estos últimos es que la fuerza de actuación necesaria al teclear es mucho más alta, lo cual puede ser molesto para ciertos usuarios.

El teclado que he utilizado ha sido un Cherry G80-3000 Cherry MX-Black (Fabricado en la República Checa). Voy a ser sincero: mis expectativas para este modelo eran bastante altas. Se trata de un teclado fabricado en Europa y de la mismísima compañía Cherry, ¿qué podía salir mal?... Varias cosas:

  • Empaquetado del producto: una triste caja de cartón, e instrucciones en inglés fotocopiadas en blanco y negro.
  • Construcción general: imagina el peor plástico que puedas encontrar en el juguete más barato de una tienda de chinos, pues bien: este es peor aún. Los acabados del Cherry G80-3000 son lo más infame que he visto en mi vida. Exageradamente malos.
  • Las teclas: por un lado, la impresión de las letras sobre las teclas está hecho con un pegote de pintura tan vasto que hasta se nota al escribir y, por otro -lo cual me parece imperdonable-, es que no existen marcas táctiles en las teclas F y J, lo cual resulta muy incómodo a la hora de ponerse a mecanografiar. Cada vez que quieres usar el teclado tienes que mirar las teclas para poner los dedos en la posición correcta. Quizás para alguien que no sepa mecanografía esto pueda parecerle una tontería, pero los que sabemos escribir rápido y con los 10 dedos agradecemos el no tener que estar mirando cada vez que nos vamos a poner a escribir. Hasta un teclado de 5€ tiene ventaja sobre el G80-3000 en este aspecto. Penoso.
  • Los switches MX-Black no son para todos los públicos. Mejor probarlos antes.

Teclados UNICOMP: lo que pudo ser, y no fue

Si de verdad quieres sentir la escritura con auténticas teclas mecánicas y te apetece revivir los gloriosos años 80-90 entonces ¿Son los teclados UNICOMP lo que buscas?

Esta pequeña empresa norteamericana ubicada en Lexington, Kentucky, tiene actualmente las patentes para fabricar el intemporal Model M de IBM, el cual ha sido reconocido como el mejor teclado de la historia (te animo a que “googlees” un poco). 

Personalmente he utilizado un teclado de Unicomp durante un año y sin duda me ha hecho revivir los tiempos del mítico Model M. No obstante, un mal día algunas teclas dejaron de funcionar y su reparación cuesta más de 100€. Ni de lejos se acerca a la duración de los Model M de IBM, que eran prácticamente indestructibles.

A modo de resumen:

Lo bueno:

Teclas mecánicas de las buenas. Sonido, sensación y tacto únicos.

Con tecla de Windows (el Model M original no llevaba).

Con tecla Ñ y enter grande, con forma de L invertida.

Teclas y colores personalizables. “Made in USA”. Fabricado bajo pedido.

Lo malo:

Duración lamentable. El mío duró un año. El servicio de reparación son más de 100€ (envío de ida y vuelta + 30 dólares por la reparación).

El plástico de la carcasa utilizado por UNICOMP no es exactamente el mismo que en del Model M de IBM. Aun así, su construcción sigue siendo más que decente (pesa sobre 1,5 kilos…).

No lleva teclas multimedia, aunque con el programa gratuito AutoHotKey se pueden configurar a nuestro gusto.


El precio: el teclado en sí no es caro (cuesta unos 79 dólares), pero con gastos de envío y aduanas españolas se puede llegar a poner en 180€.